Casas de mar

Tengo la sensación de que este verano se está pasando rápido no, rapidísimo. Dicen que pasa eso cuando uno está muy ocupado, pues será algo de eso porque ni me estoy enterando. Hace unos día me di cuenta que los días están empezando a acortarse. Nos hemos merendado el mes de julio como si nada. Pero hay un lugar en el que parece que siempre sea verano y es en estas casas en las que todo el año huele a mar. He vivido muchos años en la costa alicantina. He conocido estas casas de pescadores y tengo que decir que son un tesoro que tenemos muy cerca. Al descubrir la casa que vais a ver hoy y conocer su historia me ha recordado a aquellos tiempos.

Cuentan, que en los años 50 no había carretera que llegara hasta la casa. Al parecer, los materiales los tuvieron que llevar en barca para poder construirla. Es típico de estos pueblos tener las casas a pie de mar. Las gentes de estos pueblos vivían por y para el mar, era su medio de vida, su sustento. En uno de los pueblos que viví el pescado se compra por las calles, sí todavía se sigue haciendo. Las mujeres de los pescadores salen con un carro de madera por el pueblo al grito de: “Saranda”, a vender el pescado sobrante después de rellenar las cajas en la lonja.

casas_de_mar_7

No os podéis imaginar lo que me gustaba ir por el pueblo y escuchar los gritos de estas mujeres por las calles cercanas. Sabía que en cualquier momento me iba a encontrar con una y el pescado fresquísimo ese día estaba asegurado. Allí no había calculadoras ni un triste lápiz. Simplemente una balanza de hierro y la sabiduría de esa mujer hacían que me llevara el pesado vivito y coleando, literalmente. Tengo muy buenos recuerdo de aquella época y me hace feliz recordar que mi hijo se crió así. Espero que esta historia os ayude a entrar en situación y disfrutéis de esta preciosa casa.

casas_de_mar_8

casas_de_mar_3

casas_de_mar_9

casas_de_mar_6

casas_de_mar_5

casas_de_mar_11

casas_de_mar_2

casas_de_mar_4

casas_de_mar_1

Casas de mar

Vía

11 respuestas a “Casas de mar”

  1. daisy dice:

    Qué maravilla de casa y qué gran reportaje fotográfico!!
    Imposible evitar el viaje, virtual, y disfrutar, “in situ”, mientras ojeas cada instantánea.

  2. enmanuel dice:

    muy chulo el post y la historia… y a disfrutar del veranito que cada dia queda menos.

  3. Natalia dice:

    Me parece que el estilo es limpio, fresco, acogedor y para nada sobrecargado.
    ¡Me encanta!

  4. Rosario dice:

    Verónica,la casa es una preciosidad.También tengo yo la sensación de que el verano se está pasando muy rápido. Ya estoy de vacaciones, pero consumiendo días organizando nuestra nueva casa, con cajas por todos sitios tras la mudanza. No veo el momento de estar en la playa. Sin duda estas imágenes han conseguido transmitirme un poquito de relax, que buena falta me hace. Un beso grande.

    • My Leitmotiv dice:

      Menudo lío te ha tocado a ti este verano. No te preocupes que estas cosas pasan rápido. Aquí el que más o el que menos hemos tenido alguna mudanza por no decir, algunas.
      Mucha fuerza corazón que nosotras podemos con todo.

      Un beso enorme!!

  5. Inalco dice:

    Los sombreros son un detalle muy limpio.

  6. Mariona dice:

    Que maravilla! Esa ventana azul, esa sencilla mesa blanca, adoro el blanco!! Y esas sillas de enea, mis primeras sillas de comedor cuando me casé fueron de enea, blancas y de enea. más de uno me dijo: pero si son de pueblo! Son pura sencillez.Y la vista desde esa ventana? Todo un privilegio! Que suerte poder disfrutar de esta casa! Y si, el verano se acaba…que lástima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!