Cambio radical de vida

Es curioso como cada vez son más las personas que se deciden por un cambio radical de vida. Últimamente me encuentro con más historias de gente que ha decidido cambiar la estresante vida en la urbe por la tranquilidad de los pueblos o las viviendas aisladas. Personas que lo dejan todo y apuestan por la «slow life» de verdad, sin contemplaciones y sin mirar atrás. Hay quien después de estar años persiguiendo su sueño, finalmente lo consigue. Así es como le ocurrió a la pareja propietaria de esta casa cueva. Han esperado diez años para que pudiera ser suya y es seguramente unos de los motivos por los que hay tanto cariño puesto en la decoración.

Los dueños, una pareja de neoyorquinos, pasaron por esta casa para hospedarse una noche hace mucho tiempo. Al parecer quedaron prendados y se dijeron que algún día tendría que ser suya. Ay, otra historia de película con final feliz. Y así es como al final la consiguieron. Se trata de una casa en la isla de Ibiza con más de 400 años. Tenían claro desde le principio que iban a a mantener el carácter centenario y así ha sido.

cambio_radical_de_vida_9

Nada de tocar los techos de vigas de madera y algas marinas, nada de tocar los muros ni la estructura. Al parecer tuvieron que adaptar un pequeño espacio para acomodar la cocina y aunque la vivienda parezca pequeña porque no hay muchas imágenes, consta de dos alturas y tres dormiotiros. Una joya en bruto que se encargaron de decorar combinando muebles contemporáneos con toques étnicos con lo que han conseguido unos espacios funcionales llenos de estilo. Sencillamente un remanso de paz en el que se integran perfectamente el diseño y la tradición. A ver qué os parece porque a mi me ha gustado de principio a fin.

cambio_radical_de_vida_8

cambio_radical_de_vida_5

cambio_radical_de_vida_7

cambio_radical_de_vida_2

cambio_radical_de_vida_4

cambio_radical_de_vida_3

cambio_radical_de_vida_1

cambio_radical_de_vida_6

Cambio radical de vida

Vía

Una respuesta a “Cambio radical de vida”

  1. Inalco dice:

    Realmente dan ganas de desconectar en ella…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!