Al borde del mar

No hay un lugar mejor para darle otro rumbo a las cosas que cuando se está al borde del mar. Puedes tener el nivel de estrés más alto de tu vida, o la pena más profunda que en cuanto te llega la primera ráfaga de brisa del mar a la cara, todo desaparece como por arte de magia. Tiene un inmenso poder reconstituyente del alma y cuando la cabeza está en uno de esos momentos de embotellamiento total, la limpia, la serena. Es una sensación que cualquiera puede tener con un simple paseo por la orilla del mar.

En verano los paseos mañaneros por la costa hacen que te sientas como la persona más especial del mundo. Eres libre, principalmente el sentimiento de las vacaciones ayuda. Estar cerca del mar hace que hasta los días de trabajo duro sean livianos y llevaderos como si nada. El sonido de las olas, el olor a salitre y los reflejos del sol en el agua tienen el don de hacer del que se siente unos minutos cerca, se transforme en una persona especial. No sé que tiene el mar pero recompone el cuerpo y el alma. Cualquier momento de la vida es espacial y creedme, crea adición.

al_borde_del_mar_10

No he podido pensar en las sensaciones que he vivido ya tantos años por estar tan cerca del mar. Todo ha sido un golpe del recuerdo al ver esta casa que parece haya salido de la nada para plantarse encima de una roca. Creo que cuando la veáis comprenderéis lo que os he dicho. Un porche para salir cada mañana a que el sol del invierno caliente los huesos o despedir los días en verano al frescor del atardecer. En cualquier caso, es una casa de costa con una decoración tan sencilla y bonita como práctica. Y es que estando cerca del mar, no se necesita mucho más.

al_borde_del_mar_7

al_borde_del_mar_6

al_borde_del_mar_4

al_borde_del_mar_5

al_borde_del_mar_2

al_borde_del_mar_3

al_borde_del_mar_8

al_borde_del_mar_1

Al borde del mar

Vía

4 respuestas a “Al borde del mar”

  1. Maria Celeste dice:

    el calentamiento global ha hecho mas intensos algunos fenómenos naturales en donde vivo se requiere de mayores tramites para la construcción y uno de los requisitos es el dictamen de riesgo, aquí no se debe construir cerca de rios ya que los afluentes cada año son mayores en los ultimos años ciudades han quedado inundadas con los huracanes, el mar ha invadido zonas en la que antes había palapas, veo esa vivienda es presiosa y sinceramente para mi es como un sueño claro, para la zona donde vivo

    • My Leitmotiv dice:

      En mi caso tengo que decirte que también he visto cómo por culpa del cambio climático muchas maravillosas casas de costa como esta, principalmente en las que vivían los pescadores, han ido quedando deshabilitadas o desapareciendo directamente. Es una pena y lo peor de todo es que sin conciencia va ser muy difícil frenarlo.

      Gracias por tu comentario.

      Un besazo.

  2. Mariona dice:

    La casa es preciosa, pero tus comentarios son lo que me ha gustado más, no se podía explicar de mejor manera lo que siento cada cada vez que tengo el mar cerca de mi. Mi ciudad es Barcelona, mi mar el Mediterráneo, sencillamente no podría vivir en una ciudad sin mar. Tal como lo cuentas es como me siento yo, tengo un problema de salud que lo único que lo minimiza es el mar, olerlo, sentirlo, verlo y como dices, hasta me hace sentir especial!!!

    Preciosas casas y decoraciones, bonito trabajo, felicidades!!

    • My Leitmotiv dice:

      El mar se puede tener cerca pero hay que saber sentirlo. Me tendría que poner a prueba para saber si después de tantos años puedo vivir lejos de la costa.
      Es genial saber cómo te ayuda en el día a día y sobre todo que te haga sentir especial.

      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!